Blogia
mariodelafuente-eldardo

LA MORAL EN CARABINEROS DE CHILE COMO FACTOR DE INSEGURIDAD CIUDADANA CAP.3

 

         Si el alma no es percibida por los sentidos, esto prueba sencillamente que no es la energía física, porque, como lo hemos dicho, solo la energía física impresiona los sentidos.  En cuanto a las relaciones del alma con el cuerpo, es decir, con el protoplasma, no son más difíciles de definir que las que ligan a la energía con la materia.

 

         He aquí lo que, respecto al éter dice el gran físico Sir William Thomson (Lord Kelvin).  "Una cosa de que estamos ciertos, es la realidad y materialidad del éter luminoso."

 

         El Dr. Saveu H.  Edatam, de quien he tomado esta cita agrega, comentándola;  "los fundamentos lógicos de esta certidumbre son, en efecto, a lo menos tan poderosos para una inteligencia de este temple, como el testimonio de los sentidos, de los cuales, por lo demás se conoce los límites de penetración, la enfermedad y las alteraciones.  El éter no nos es revelado directamente por ningún sentido; lo es por los fenómenos para los cuales es factor necesario.  La hipótesis del éter no implica ninguna abdicación de parte de un espíritu científico y crítico".

 

         Esto es precisamente lo que afirmamos del alma, el alma no nos es revelada directamente por ningún sentido, lo es por los actos de los cuales es factor necesario.

 

         En lo que nos concierne, afirmamos alta y fuertemente que estamos tan ciertos de la existencia del alma, como de no importa cual de las verdades establecidas por la ciencia experimental.  Y esta no es una simple creencia sino una convicción profunda, adquirida científicamente.

 

         La ciencia, acabamos de verlo, demuestra la existencia del alma y define sus atributos.  Pero esto no quiere decir que se detenga en su camino. Siendo el conocimiento por las causas, debe preguntarse...:  ¿Cuál es la causa del alma?.

 

         Las almas de los seres vivos derivan evidentemente de las de sus padres que son, por así decirlo sus causas inmediatas.  Nos referimos a la carga genética.  Pero estas causas, no pueden ser, sino causas segundas, cuya serie no es ilimitada.

 

         Las almas de los hombres son creadas por y para cada individuo, para una causa primera que es la sociedad.

 

         En efecto, la vida no ha sido siempre posible sobre la tierra, pues, han comenzado a existir en un momento dado.  Ahora bien, como es absolutamente imposible que el alma sea efecto de la materia y de la energía.  (las almas, son de una esencia del todo diferente a la de la materia y la energía)- que, sobre la tierra, han preexistido, sin duda, - debemos concluir que ha habido en ese momento la intervención de una causa primera.

 

         La razón, apoyándose sobre el principio de la causalidad, "nada se hace sin causa y cada causa tiene su efecto" nos conduce necesariamente, a la noción de la existencia de una causa primera del alma, noción eminentemente científica, porque el principio de causalidad es la base de la ciencia.

 

         Y, notémoslo bien, esta noción, que es algo más que una hipótesis, porque no eso solo la conclusión de un razonamiento por analogía, - se impone con una fuerza irresistible a nuestro entendimiento, tanto más cuanto que rinde perfecta cuenta de todos los hechos de observación, - que sin ella permanecerían sin explicación, - y está en contradicción con ninguno de ellos.

 

         Saber que existe una causa primera del alma, no puede bastar al hombre de ciencia, que se pregunta todavía:  ¿Cuál es esta causa primera?; ¿cuáles son sus atributos?.

 

         Para responder a esta pregunta, volvamos a los hechos de observación, que no deben perderse jamás de vista.

 

         1. - La causa primera no es percibida por los sentidos, luego es inmaterial.

 

         La observación muestra que cada ser viviente está construido siguiendo: una serie de consignas reglamentadas de antemano, siguiendo un plan preestablecido, y que ese plan, con cortas diferencias, es igual para todos los seres de una misma especie.

 

         Ahora bien, el tipo morfológico de una especie difiere más o menos de los de las demás especies.  Pero bien que distintos los tipos de las diversas especies presentan entre ellos analogías manifiestas, por el hecho de poseer órganos homólogos.  Así, por ejemplo, todos los animales vertebrados tienen un aparato nervioso, y entre los aparatos nerviosos de los diferentes vertebrados existe una homología, una semejanza imposible de negar.

 

         Aun más, las formas sucesivas que toma un animal superior, en el curso de su desarrollo, presentan una cierta analogía con las formas de los otros animales de especies diferentes, llegando a su completo desarrollo.

 

         Hay, pues, una cierta uniformidad del plan morfológico.  De esta uniformidad de plan, de esta semejanza, - por medio de los razonamientos basados en premisas absurdas, - tales como las siguientes: toda cosa que se parece a otra deriva de ella. - premisa análoga del sofisma "post hoc ergo proter hoc", - se ha ensayado obtener pruebas a favor de la teoría de la transformación de las especies, sin darse cuenta de que, si la descendencia implica la semejanza, la inversa puede ser falsa, puesto que la semejanza no implica de ningún modo la descendencia.  Dos hojas de papel se parecen la una de la otra, pero insensato sería quién pretendiera que esta semejanza prueba que una de ellas deriva de la otra.

 

         Este plan morfológico que salta a la vista en la evolución del individuo y en la serie de los seres vivos, - una transición gradual de las formas, desde las más simples hasta las más complejas.

 

Si, además se toma en cuenta el hecho de existir igualmente una uniformidad del plan fisiológico; que la constitución química y los fenómenos fisiológicos son idénticos en todos los seres vivos, que todos esos seres, sin excepción, están formados por protoplasma, y todos, sin excepción, presentan los mismos fenómenos vitales de nutrición, de reproducción y de relación, se llega a la conclusión de que en el reino viviente existe una unidad en la variedad ilimitada de formas y de fenómenos, y que esto nos conduce a admitir que este reino es el efecto de una causa primera y única.

 

2. - La observación muestra que el ser viviente construye, con una perfección maravillosa, en mira de funciones determinadas, los diversos órganos que constituyen su cuerpo, - órganos que no funcionan sino más tarde, y cuyo funcionamiento está perfectamente adaptado a un fin útil.

 

Ahora bien, como lo hemos hecho notar en varias oportunidades, la construcción de los órganos y su funcionamiento se realizan sin saberlo el ser viviente.  Y lo que es más, este ser parece no haber concebido él mismo el fin de sus actos morfológicos y fisiológicos que ejecuta, porque ignora el absoluto ese fin.  Sigue un plan preestablecido del que no es autor, obedece ciegamente a una consigna recibida "en el origen" a la cual han obedecido igualmente sus padres, abuelos y toda su precedencia, desde que su raza y su especie existen.  Parece pues, que el alma, - que realiza la finalidad inmanente del ser por ella animado, - no es ella misma, propiamente hablando, la causa de esta finalidad, es decir, no es el agente que la concebido y querido.

 

Hay más, al lado de los hechos vitales que tienen por objeto la conservación del individuo, existe toda una categoría de actos y fenómenos que tienen por fin la perpetuación de la especie, - es decir cuya finalidad no es ya inmanente y propia respecto al individuo, sino que se refiere a otro o a otros individuos.  Ahora bien, si el alma no es la causa de la finalidad inmanente del ser al cual vivifica, a fortiori, no es la causa de una finalidad que se refiere a otro individuo.

 

La observación muestra todavía que, para formar los tejidos y para realizar los fenómenos vitales, para vivir en una palabra, todo ser dotado de vida tiene absoluta necesidad de substancias orgánicas y sobre todo de hidratos de carbono.  Pues bien, como lo hemos recordado en las hojas precedentes, solo las plantas verdes pueden fabricar los hidratos de carbono en forma natural a expensas de las substancias inorgánicas.  Sin ellas, la vida sobre la tierra sería imposible, porque los otros seres vivos (microorganismos, plantas, animales, etc.) son incapaces de subsistir por sí mismas.

 

La existencia de todos los seres vivientes depende, pues, de la de las plantas verdes, que son por decirlo así, las nodrizas de todo el reino de la vida.

 

La observación muestra igualmente que después de la muerte los seres superiores (animales y plantas), los microbios entran en escena y, por las fermentaciones, las descomposiciones y la putrefacción que determinan, disuelven la substancia orgánica que constituye el cuerpo de esos seres superiores, la simplifican, la llevan finalmente al estado de substancia inorgánica y la vuelven al mundo mineral de donde deriva y de donde vuelve a ser tomada por las plantas, por las plantas verdes que son las que contienen clorofila.

 

Sin los microorganismos, tales como los microbios, la superficie de la tierra sería cubierta y obstruida por innumerables cadáveres de animales y de plantas, lo que en un determinado momento haría imposible la vida de nuevos seres.  Realiza pues, la naturaleza una especie de cremación de cadáveres, porque el resultado de la putrefacción, de la descomposición, como el de la cremación, es la reducción de la substancia orgánica al estado mineral.

 

Los microbios no hacen sino destruir.  Se ha comprobado, por ejemplo, que las plantas fijan el nitrógeno del aire, por medio de la fotosíntesis, que consiste en absorber del aire el anhídrido carbónico (CO2) y desaprovechar el oxígeno, que es devuelto al aire y que aprovechamos los animales.

 

Al mismo tiempo, gracias a ellas, se cierra un inmenso cielo de energía y de materia que, partiendo del mundo inorgánico, pasa a través del mundo viviente y viene a terminar nuevamente en el mundo inorgánico.

 

Estas nociones que constituyen una de las más bellas conquistas de la CIENCIA, han puesto en evidencia la admirable armonía que reina en el mundo de la vida, así como la simbiosis gigantesca, del todos contra todos y a favor de todos, - en otros términos, la estrecha dependencia, - que liga entre sí a todos los seres vivientes.

 

Y esta armonía.  Esta maravillosa adaptación de medios a fines, no es ciertamente la obra de las almas que obran aisladamente, no puede ser obra sino de una CAUSA PRIMERA.

 

De todo esto se deduce, que la CAUSA PRIMERA, verdadero autor de la finalidad morfológica y fisiológica que se constata en los seres vivos, tomados en particular y en conjunto, presenta en un grado supremo, el atributo de la sabiduría, porque la finalidad concebida del efecto implica la sabiduría de la causa.

 

Demostrar la existencia de una CAUSA  PRIMER DE LA VIDA, UNICA, INMATERIAL Y DOTADA DE SABIDURIA; he aquí el término sublime a que llega la fisiología.

 

Esta causa primera es LA SOCIEDAD, el conjunto mismo de todos los seres vivos.

 

No es creo en Dios lo que debe decir el hombre culto y de ciencia, (credo in Deum), sino (Scio viverum Deum esse) sé que Dios es la viva sociedad.

 

Finalmente podemos ya dar a la pregunta ¿Cuál es la causa de la vida?, la respuesta siguiente que reúne todas las condiciones requeridas por el método científico:

 

LA VIDA ES EFECTO DE DOS CAUSAS: UNA CAUSA SEGUNDA O ALMA; otra CAUSA PRIMERA, LA SOCIEDAD DE TODOS LOS SERES VIVOS.

 

Concluimos entonces, que la sociedad, o sea, el conjunto de los seres vivientes es Dios, dicho de otra manera DIOS SOMOS TODOS Y CADA UNO DE LOS SERES VIVOS.

 

La idea de Dios es hoy una noción fundamental sin la cual la ciencia cae en el absurdo, o sea, la ciencia no puede tener resultados si solo observa para sus análisis un solo individuo, cualquiera sea, bruto o vivo, y tiene que, para ser efectiva, estudiar al individuo en el contexto de los otros individuos de su misma especie y finalmente en el contexto universal de los seres vivos.

 

La policía es una organización dispuesta por la sociedad de los humanos para que la defienda de toda interferencia que impida la buena relación y de subsistencia y de desarrollo en primer lugar de los humanos y en segundo lugar de todos los seres vivos, es esta la función impuesta históricamente por la humanidad, desde que el hombre es social. Dicho de otra forma, la policía debe defender a la mayor cantidad de Dios o de humanidad frente a las agresiones que impidan el normal desarrollo por parte de, cualquiera forma de agresión que también pudiera ser, un individuo o más perteneciente a esta misma humanidad.

 

Es esta la razón de ser más profunda y antigua de los organismos de seguridad, representados en nuestra sociedad de humanos por las policías y en Chile por Carabineros e investigaciones, según lo determina la Constitución Política del Estado, que es la norma máxima a la que tenemos que obedecer todos los humanos de nacionalidad chilena.

 

Entonces la policía siempre tiene que defender, en primer lugar a la mayoría, como impronta o primera reacción ante un evento social, luego defenderá a la sociedad de las agresiones impuestas por una parte de la misma, que impida el normal desarrollo de la vida humana.  Podría ser entonces, que una minoría esté siendo afectada por la mayoría y en ese caso la policía actuará en función del método científico, que es precisamente en que no se está usando actualmente en Chile.

 

¿Cuál de las dos o más causas que friccionan benefician más al desarrollo del hombre como especie en su contexto natural, ya no político, ya no económico, ya no inmediato, ya no sexista, ya no religioso, ya no regionalista o étnico, ya no lo legal? y la respuesta solo la tendremos a cada instante con policías más cultos y más inteligentes, que en el momento justo de la eventualidad, apliquen lo que beneficie en definitiva al desarrollo de los seres vivos.

 

La casuística es casi infinita.  Por lo que el criterio general será: Beneficiar a quien NO persiga su propio beneficio en primer lugar ni el beneficio sólo de un grupo por muy amplio que este parezca, ésta es la fórmula ideal.

 

        Todos los problemas sociales, tanto individuales como colectivos, en los que es posible una intervención de la policía en forma científica se basan en: el ALMA INDIVIDUAL o carácter, que puede ser de un sólo individuo o la agrupación de varios individuos que tengan el mismo carácter o pretensión y la búsqueda que ellos tienen del bienestar o felicidad.

 

         Son los dos factores que tendrá en cuenta en el momento de la eventualidad y en general, será la política o la forma de proceder científica y filosófica, por tanto en primer lugar tendrá en cuenta el policía esas pretensiones humanas, antes que la Ley y los preceptos legales mismos, que de momento pudieran ser injustos o ser sobrepasados por la fuerza en un caso  por el miedo y la ignorancia en otro caso.

 

         Es importante entonces, para la filosofía policial pro desarrollo armónico de la sociedad, tener en cuenta la...

 

 

RELACION ENTRE FELICIDAD Y PERSONALIDAD.

 

         Los sicólogos han establecido las reglas de este juego.  Intentar‚ resumirlas, pero primeramente...: ¿Qué es lo que se entiende por personalidad?...: Se trata sencillamente de la manera en que la persona hace frente a las diferentes situaciones que se le presentan durante su vida.  Es en esencia, nuestra actitud hacia la propia vida y la de nuestros semejantes, en un concepto más moderno, es nuestra actitud frente a todos los seres vivos, incluyendo las plantas, los animales y sus respectivos ecosistemas, según las descripciones ecologistas, y naturalistas.  Está por tanto, estrechamente relacionada con nuestra felicidad y depende mayormente de nuestra actitud mental y por lo tanto, de nuestra filosofía frente a la vida.

         Es un conjunto de hábitos que vamos adquiriendo con las reacciones que manifestamos frente a las situaciones que nos presentan día a día, o sea, en las relaciones que debemos mantener con nuestros semejantes.

 

         Cada día y durante toda la vida, necesitamos encarar situaciones...: Una persona extraña o conocida nos dirige la palabra en la calle, un amigo nos traiciona, un pariente fallece, recibimos un beneficio inesperado.

 

         Estas cosas nos suceden todos los días y debemos enfrentarlas.

 

         La manera en que lo hagan hoy o mañana, crea en ella un conjunto de hábitos, es cierto, pero también nos revela la clase de personalidad que tiene.  Dicen los entendidos, que es el deber de una personalidad afrontar estas situaciones en forma apropiada y que cada uno debe desarrollar dicha personalidad, de manera que pueda encarar eficientemente a medida que se desarrolla la vida. Creen que la personalidad, es pues, la capacidad de afrontar y resolver cada situación a medida que se presente.

 

         Por supuesto, mirada desde ese punto de vista, no es ya la personalidad una cosa misteriosa que algunos traen al nacer al mundo, sino un proceso de acondicionamiento al que cualquiera puede someterse y con razón se burlan los sicólogos de la vieja creencia, de que uno no puede cambiar de personalidad.

 

         Llegamos a la conclusión de que, si bien un cambio es posible, lo es solamente en la medida en que cambiemos nuestra filosofía de la vida, es decir, que las transformaciones que abarcan sólo la fase física e intelectual del ser no son completas.  La naturaleza humana es triple y su tercera fase, la espiritual, lo que anteriormente llamamos ALMA, debe transformarse también, para que todo el ser se encamine hacia la perfección hacia la cual se siente llamado.

 

         Esta es la razón por la cual el verdadero cambio de la personalidad, la transformación radical de ella, el único proceso que puede hacernos evolucionar hacia la bondad, para la mayoría, para los débiles y gentes de personalidad dependiente, tiene siempre un fondo religioso.

 

         Nadie puede llegar a la bondad genuina sino el que tiene, en primer lugar, un concepto de ella como que es sinónimo de entrega al prójimo, el cual se obtiene por auto convencimiento y equilibrio de los hábitos sociales o por el concepto que nos ofrece la noción de un Dios, de amor entregado por las distintas religiones, es decir, recibir fuerzas de él, para triunfar sobre los viejos hábitos malos e implantar en el lugar, otros nuevos, supuestamente buenos o tendientes a la bondad.

 

         Llegamos a un punto en que nos resulta forzoso resumir las opiniones de los sicólogos, en lo que respecta a la cuestión del bien y del mal. Ellos o por lo menos algunos de ellos, son los que más publicidad dan a sus ideas en este mundo materialista, sostienen que el hombre no es fundamentalmente malo, que su maldad es producto de los errores y falencias cometidos al educarlos, en la familia, en la escuela y en la sociedad, que se contagia con el ambiente y la imitación de lo que ve.  El hombre se interesa más en la tragedia como una forma indirecta de destacar sus escasas bondades o perfecciones, no debemos olvidar la socorrida frase..."es rico, pero es infeliz porque...", lo que este autor llama la "Teoría del bote a remo".  Los defectos del otro, en un actuar malévolo, nos hacen más grandes, siendo este un concepto egoísta de la forma personal de enfrentar la vida.

 

         Hay una escuela o tendencia que atribuye a procesos naturales ineludibles toda conducta perjudicial para el individuo mismo o la sociedad, con lo que se suprime toda la responsabilidad personal y quita al ser humano su carácter moral libre.  Esta situación es frecuente en el caso de algunos delincuentes (la sociedad lo exculpa o lo justifica en razón de su forma de vida o su crianza, negándole toda responsabilidad personal).

 

         Sin negar la influencia del ambiente y lo mucho con que la imitación contribuye a la formación de nuestra personalidad, es un hecho que en ninguna sociedad abierta se admiten las leyes y principios de irresponsabilidad para con esa sociedad, ya sean escritas como leyes positivas o preceptos morales no escritos, pero que constituyen una costumbre, buena o mala, de esa sociedad (aquí es donde nace el principio de peligrosidad de las sectas cerradas o herméticas).  Es decir que, para que la humanidad pueda subsistir, es necesario reconocer en cada ser humano perteneciente a esa sociedad un agente moral, que puede actuar o no actuar y si bien, si se tiene tendencia al mal y está rodeado por malos ejemplos de su infancia, debe resistir a las primeras y no imitar a los segundos (he aquí la importancia de la familia y la educación, en ese orden, en la formación de hábitos socialmente aceptados y la estrategia que se debe seguir para una efectiva readaptación en el caso de una transgresión social).  Esta es una responsabilidad individual cualquiera sea la filosofía personal frente a la vida.

 

         Ahora, en la práctica, aun los que no queremos reconocer filiación divina en la familia humana, tales como los ateos, gnósticos y agnósticos, debemos imponernos una responsabilidad moral que implica también el concepto de esa filiación, simplemente porque el bien no es de propiedad de las religiones, o dicho de otra manera, los ateos también son buenos o pueden serlo.  Para algunos de personalidad dependiente..

¿Será prudente privarles esta ayuda que de la religión cualquier religión, fe o creencia, puedan obtener, para prepararles con el fin de llevar satisfactoriamente esta responsabilidad individual hacia la vida y la sociedad?.  Creemos sinceramente que hay que examinar la posible validez de esas alternativas y valernos de ella en la medida de que cada individuo tiene, por razones naturales el poder de determinar su forma de enfrentarse a esta disyuntiva, sin que los unos menosprecien a los otros y se acepten mutuamente.

 

         Dedicar‚ algunos momentos a esta cuestión, específicamente a la fase de ella que se refiere al auxilio que necesita el ser humano para realizar un cambio de personalidad que beneficie a la sociedad, por tanto desarraigar el individualismo, el desánimo y la maldad que haya en él y reemplazarla por la solidaridad y la bondad fructífera en acciones útiles y nobles, en un servicio abnegado hacia sus semejantes, independiente del tipo de religión que se profese, si se es ateo o si se es agnóstico.  Al hacerlo trataremos de mantenernos fieles al propósito natural de la búsqueda eterna de la felicidad (sin que, cueste lo que cueste y sin que perjudique a quien perjudique, que es la diferencia filosófica entre el bien y el mal) Maquiavelo decía erróneamente "El fin justifica los medios".

 

         Debemos insistir que, la Ley natural positiva, o sea que beneficie a una mayoría "BUENISTA", indica cuatro necesidades humanas instintivas básicas, o sea del hombre como animal, la primera es sentirse seguro, en lo espiritual y en lo económico y material.  Veremos por tanto ¿donde podremos encontrar la seguridad espiritual?.

 

         En la práctica y si uno quiere hablar con sentido comparando los dichos con las cosas correspondientes o los dichos y los hechos, debe abstraerse y no hablar de moral, de religión, de política, de filosofía, ni de muchas otras cosas, subjetivas o valóricas, ya que cada individuo tiene el libre derecho de evaluarlo como quiera, sin que ello signifique que está en contra de lo otro o los de distinto pensar con respecto a la misma materia, que es el gran error de los que se aferran a una religión, que para ellos pasa a ser la verdad absoluta y los que piensan distinto, pasan a ser sus enemigos, lo es exactamente los contrario de la base filosófica profunda de todas y cada una de las religiones.  El que actúa así simplemente parte mal en su potencial perfeccionamiento espiritual.

 

         El pensamiento religioso evoluciona desde la intencionalidad individual, desde el querer ingresar a ese determinado sistema o creencia, mediante el auto convencimiento, hasta la inducción para que otros se adhieran, terminando en un fanatismo que como primera carga antisocial, es el responsable del abandono de las actividades tendientes a la obtención de las primeras necesidades básicas humanas, la necesidad de seguridad material y las responsabilidades colaterales de la familia, su propia familia.

 

         Propongo la siguiente argumentación... "Si uno no puede habitar en este planeta de manera de no pedir a Dios algo, a cualquier Dios, de orar, rogar, suplicar, si uno no pude evitar eso cuando se encuentra en situaciones supuestamente terribles, entonces en los tiempos en que no pide nada, no tiene el derecho a olvidarse de lo que antes ha pedido", En una estricta reacción de derecho y justicia natural.  La religión, bajo el punto de vista estrictamente natural no tiene nada que ver con las opiniones, doctrinas o enseñanzas, de todas y cada una de las religiones existentes, ya que nace de una necesidad humana...: el hombre no puede atravesar esta vida, sin pedir, rogar, sin orar.  Esa necesidad de recurrir a algún Dios, a algo supuestamente superior a la escala humana, la hace valer para toda la vida.  La religión, por tanto no tiene ninguna conexión con hechos materiales, ni con verdades comprobables, como la que usted exige diariamente a sus hijos, es adoctrinaria y se vincula única y  exclusivamente con las necesidades humanas individuales y colectivizadas.

 

         Es un mito el pensar que solamente las personas creyentes tienen para el presente y para el futuro más confianza que los no creyentes y que los no creyentes, están llenos de amarguras y de sospechas, ya que dudan de todos los hombres y de sus motivos.

 

         También es un mito que los creyentes son más felices.  Recientemente el Arzobispado de México dijo que las mujeres religiosas disfrutan más del sexo, lo que es una aberración y un contrasentido a las experiencias científicas.  Ya que es exactamente lo contrario.

 

         La razón por la cual los creyentes poseen en Su vida algo que los otros no pueden tener, estriba a que tienen algo a lo cual aferrarse.  Así como el ave necesita del nido y el barco un cómodo puerto, el ser humano necesita un refugio al cual poder acudir cuando su hogar se ha perdido el sentido de protección, que es el segundo sentido básico de los humanos.

 

         Ahora, estamos frente al "gatillo" que dispara la religiosidad.  El ave necesita de su nido, de su casa para descansar, procrearse, alimentar a su descendencia, etc.  El barco necesita del puerto para reabastecerse, dar descanso a la tripulación, dejar la carga, para sus  reparaciones de mantenimiento, etc.

 

         Si al ave se le llueve el nido o a él llega fácilmente un depredador, tiene necesariamente que fijar su domicilio en otro lugar, respondiendo a la primera necesidad animal instintiva y básica, la de sentirse segura, al igual que los lobos cambian rápidamente a sus cachorros de madriguera, ante el menor peligro de que un depredador pueda hacerle daño o comerse a los lobeznos.  Vea usted, también los lobos, que son los reyes de los depredadores, lo mismo le sucede a los leones que están en la parte superior de la escala de la subsistencia animal al natural.

 

         El barco no podrá atracar, no podrá cargar ni descargar, no podrá reabastecerse, si el muelle de ese puerto no reúne la tranquilidad y el espacio para estas necesidades básicas, para lo que él fue confeccionado, entonces, el capitán dispondrá la urgente necesidad de realizar estas actividades en otro puerto.  Ahí llega la fe en otra cosa, en otra parte.  Siendo la religión lo más fácil, lo más barato, lo más cómodo, por tanto, lo más lejos de la supuesta bondad que se persigue.

 

         Las religiones en términos generales son abrazibas ya que indican el camino a seguir, que no necesariamente inducen a la recuperación de la seguridad del individuo ni a la recuperación de los hechos y circunstancias que llevaron a la persona a concurrir a ella, y por otro lado, todas las religiones existentes y que han existido en la humanidad, históricamente sólo han inducido a la captación de nuevos creyentes, fundamentados en la posible solución del problema personal que induce al potencial cliente-creyente a ingresar, pero ninguna pone el punto o el momento en el cual se da por superado este problema, dándole la oportunidad al potencial creyente, para que, aplicado el derecho natural positivo, pueda revertir la situación y salirse, lo mismo que ocurre en otro tipo de agrupaciones humanas, tales como los partidos políticos, los clubes, etc.

 

         Bajo el punto de vista de este autor y en concordancia con lo sostenido por el Dr. Saveu H. Edatam, no existe ni ha existido persona, que con los sentidos bien puestos y sin el más absoluto prejuicio, haya concurrido a una religión sin pretender obtener nada, absolutamente nada de ella y que básicamente, sólo su intención fue ingresar para ayudar al prójimo.  Así como tampoco existe ninguna religión o creencia, que acepte abiertamente la posibilidad de que las otras creencias, o sea su competencia, puedan ser más positivistas o que brinden más beneficios que la que se ostenta.  Si lo miramos desde el actual punto de vista de la economía de libre mercado de la que, supuestamente, todos estamos de acuerdo, estoy completamente seguro, que en el marketing (o sea las cosas  que se dicen o hacen para dar a conocer un producto a los que no lo conocen)de las religiones, lo intangible y las supuestas espiritualidades, existe la más cruel de las competencias y descalificaciones, rivalidades e intolerancia, incluyendo las ventas de armas y las drogas.

 

         Estas fundamentaciones serán, sin lugar a dudas, las que impedirán que esta obra vea la luz del día, pero la verdad es la verdad y estoy dispuesto a pagar sus costos.

 

         Así, los creyentes tienen este refugio en la fe.  Es su valuarte en tiempo de estrechez, su consuelo en tiempo de dolor y su seguridad en tiempo de duda, aunque, personalmente, sostengo que para eso está la familia, y si es la familia la que está presentando el problema, como el ave, hay que trasladarse y formar otra familia, pero por ningún motivo hacer la vida imposible de soportar, con intención o sin ella, con responsabilidad o sin ella, para los otros miembros del grupo familiar y tampoco aceptar que le hagan la vida  imposible, para estas alternativas frente a la vida, siempre se considerará los estados normales de comportamiento y es allí, donde un sano juicio determinará, mediante la aclaración de los comportamientos o la actuación colegiada del núcleo familiar o el apoyo externo de profesionales, donde está, el o los problemas que inducen al deterioro de la buena convivencia familiar que están atentando en contra de la felicidad.

 

Tampoco se trata de que a buenas y a la primera, irse del hogar por menudencias o expulsar a algún miembro del grupo, ya que el factor de tolerancia y el conocimiento acabado de las circunstancias inductoras de la problemática, el reconocimiento de los errores personales y la disposición a la enmienda, son fundamentales para obtener un resultado positivo para la especie, ya no para la familia, ni para este u otro de los miembros.  En esta problemática, sencillamente NO hay ganadores y son todos, absolutamente todos perdedores, por muy triunfantes que momentáneamente parezcan, alguna o todas las partes en conflicto.

 

Reconociendo y tolerando la existencia del refugio de los creyentes en la fe, esta será tanto más valiosa, cuanto más sencilla.  Ya que nunca debemos olvidar e insistir, que el verdadero propósito de todas las religiones en la vida diaria, es la de reemplazar la duda por la seguridad y la confianza, las dos cosas que necesitamos para hacernos atravesar situaciones difíciles, de cualquier naturaleza que estas sean.

 

La religión que necesitas hoy para rehacer tu personalidad, la religión que necesitarán en mil años más, será básicamente la misma clase de religión que siempre necesitó el hombre, incluso antes de que las religiones organizadas existieran.

 

Una frase que leí hace años y que siempre me gustó es: "La religión que necesitáis hoy es esencialmente una acción y nada tiene de pasivo". Creo que la expresión en si me agrada porque indica que, para la personalidad, la mejor religión es la que induce a obrar y no solo a pensar, la religión es verbo dice la canción, es muscular y no es sujeto ni adjetivo.

 

Mi intención básica, es inducir a un punto un tanto más crítico y contestatario y por tanto consecuentemente objetivo, sin llegar a prejuiciar a las personas que abrazan una determinada creencia, ya que mi blanco en definitiva y el objeto de este Ensayo es la búsqueda de la felicidad también, o por lo menos, alumbrar algunos caminos para alejarse de la desgracia y la insatisfacción espiritual.

 

Es muy concurrida la anécdota del dirigente ultracomunista y atéo, al que se le murió un hijo y en el entierro manifestó al cura que quería la última bendición y que rogara a Dios por su alma. También aquella que dice... " soy comunista y ateo gracias a Dios".

 

También aquella que dice... "no hay ateos en las trincheras", ya que en situaciones extremas se vieron en la necesidad de pedir ayuda a Dios cuando era completamente imposible recibirla de sus semejantes.  Es esta la situación en que se encuentran los Carabineros con más de 20 años de servicio.

 

Existe un sinnúmero de casos similares, que obviamente, en el mundo latino están adaptadas al catolicismo, no obstante que las historias nacieron en países en que no se practicaba esa religión.

 

Por razones más que obvias nunca se dio mucha importancia al hecho de que Cristóbal Colón no era católico y que la gran mayoría de su tripulación, estaba en contra de los católicos y por ello mismo, perseguidos por la Santa Inquisición.  Por ese motivo Colón, hubo de simular su catolicismo para conseguir el financiamiento.  El y sus compañeros del primer viaje estuvieron semanas al garete, después de algunas imploraciones al cielo a algún indefinido Dios, se salvaron casi milagrosamente y pudieron tomar las corrientes marinas y los vientos, que permitieron realizar el descubrimiento y los sucesivos viajes.  Este hecho histórico no ha recibido mucha publicidad, porque se quiso dar en su momento el beneficio de un poder divino, específicamente católico, aunque las familias de los protagonistas fueron perseguidas por relatar como sucedieron realmente los hechos, situación que está olvidada intencionalmente hasta estos días.

 

El positivismo natural, digamos el "BUENISMO", aconseja la más absoluta libertad universal de creencias y acepta además la no creencia, pero en cualquiera de estos casos, nunca y nuevamente soy enfático, se debe ingresar, salir o actuar a favor o en contra de una creencia en función al temor a un Dios.  Ya que como hemos dicho Dios somos todos.

 

En situaciones extremas, como es el peligro de muerte, se han de volver hacia Dios, los pensamientos de la mayoría de los hombres.  Los científicos y los estudiosos no teológicos, consideran que pasado dicho peligro la gran mayoría se avergüenza de ello, porque lo consideran una debilidad.

 

Ya es bastante lamentable que muchos necesiten verse metidos en grandes problemas literalmente y figurativamente para recurrir a la oración, pero es aún peor avergonzarse luego o burlarse de sí mismo o de otros por haber orado. Eso si es debilidad, no reconocer los estados de falencia, porque con ello se impide el perfeccionamiento y el desarrollo armónico de la especie humana.

 

Cuando todo nos va bien, no sentimos la necesidad de la familia, ni la necesidad de un Dios o algo superior.  Muchos creen entonces que es señal de poder, de satisfacción, de logro personal o de hombría, aparentar despreocupación por los grandes problemas universales o por insignificantes problemas familiares.  Olvidaron la antigua importancia de su familia o de un Dios y le dan la espalda y cierran su corazón a los reiterados llamados.  Definitivamente, se avergonzarán de ello cuando vuelvan a los rediles familiares y a lo que están llamados por las circunstancias naturales de un desarrollo colectivo equilibrado.

 

Esta actitud, muy vista en economías emergentes y sorpresivas, la de los nuevos ricos, es un grave error y también hay cientos, miles de casos recientes en que algunos amigos, siendo de las mismas situaciones económicas, por las circunstancias o los abatares de la vida, se han proyectado económicamente en forma explosiva, constituyendo un conjunto de bienes muy superior a sus paralelos.  Prejuiciando negativamente sus hábitos y capacidades, imposibilitando el desarrollo de los otros y negándole todo tipo de apoyo y cooperación, incluso, llegando a romper relaciones por no merecer, supuestamente, este nuevo estado económico adquirido.

 

Con el correr de los años, esta situación es posible que se revierta y el que esté abajo, pase a tener una mejor posición con respecto al otro y por el contrario, su amigo pase por un mal momento, o sea que el que fue rico vuelva a ser pobre o cae en desgracia y se ve en la necesidad de volver donde sus padres o sus amigos.  Quienes deberán enrostrarle cotidianamente, oportuna y reiteradamente su grave error, de menosprecio hacia ellos y negársele cooperación y ayuda, como un castigo terrenal y humano por el comportamiento tenido para con ellos durante su periodo de gloria y bienestar.  No es bueno para la sociedad en su conjunto, que esta actitud de soberbia no tenga un castigo social importante y ejemplificador.

 

Acotar los sentimientos de amor a los descendiente más cercanos es un síntoma de egoísmo, dirigir esos sentimientos a simples condicionamientos materiales es un error.  Los sentimientos son naturales y los sentimientos religiosos deben cultivarse y no considerarse como algo de lo cual hay que avergonzarse.  Quienes por temor al ridículo o por cualquier otro motivo, los ahogan, atrofian su alma y producen un desequilibrio en su ser.

 

Los sentimientos constituyen un ejercicio de una de nuestras facultades más elevadas.  Para vivir felices necesitamos desarrollar las tres fases de nuestra naturaleza; física, intelectual y emotiva o espiritual.  Los sicólogos nos aconsejan para mantenernos sanos y equilibrados el reconocimiento necesario de tener una fe religiosa, un hobby o una entretención, el cambio de actividad.  He aquí el porqué en la actualidad la juventud se aferra al fútbol mayoritariamente y no a lo político a lo social o a lo religioso necesariamente, en la actualidad se pretende una mayor capacidad de discernimiento en la elección de las posibilidades del direccionamiento de la fe.

 

Aún los que no creemos en religiones y los que no se atreven a recomendarnos alguna religión pueden desconocer que en las frases: "Amar a nuestro prójimo y tener fe en Dios", hay objetivamente una sustentación natural como especie, la conservación de la especie, que es aún anterior y prima a la necesidad natural de sentirse seguro materialmente.

 

La fe no necesariamente puede centrarse en Dios o en algún tipo de religión, como decíamos anteriormente, los comportamientos sociales de principios del siglo 21 se han encargado de demostrarlo.  Los deportes y sus ídolos, los políticos y sus líderes, las empresas y sus presidentes, entre otros, compiten y hasta se contradicen públicamente en casos puntuales en interpretaciones éticas y morales, frente a quienes hasta hace poco ostentaban el monopolio de la moralidad, los sacerdotes y predicadores en todas su jerarquías.

 

Los medios de comunicación y la cultura han tenido para ello una influencia preponderante, cuando estos medios de comunicación no actúan con justicia, fomentan la injusticia y que se sepa la verdad tiempo después o a la distancia.

 

No puedo dejar pasar la oportunidad para recordar las frases "la ignorancia es la madre de la fe" y "la inactividad es la madre de los malos pensamientos".  Aquí, nuevamente encontramos una solución para los problemas de inseguridad y tranquilidad ciudadana: "La cultura y el trabajo, bajan los índices delictuales".

 

Con el correr de los años los sudamericanos fuimos influenciados por los cristianos españoles, quienes sostienen que Jesucristo es la única provisión de Dios para el pecado del hombre.  Solo mediante él puedes conocer y experimentar el amor a Dios y su plan para tu vida.

 

Esta aseveración fundamental de la religión católica, pero en general de todas las religiones cristianas es inminentemente errada y como decíamos anteriormente, sesgada ya que niega todo otro tipo de fe, lo que se contradice con sus propios postulados, que dice: "haz a los demás, lo que quieres que hagan contigo mismo... "Pero indudablemente son miles las críticas que les podemos hacer a todas y a cada una de las creencias, pero en el derecho natural positivo, en la ecología profunda, en el "buenismo", debemos en principio, aceptar la libertad de cada individuo para que libre e informadamente encamine su fe por donde quiera, es más, podrá simplemente no tener fe.

Para mayor aclarar, como se encuentra organizada la fe en el mundo y sin ánimo de entrar en mayores detalles en cuando a la calidad cantidad, lo explico de la siguiente forma:

 

ATEOS: (Niegan la existencia de un Dios)

 

GNOSTICOS: Conocimiento intuitivo de lo divino.

 

AGNOSTICOS: conocimiento científico de las cosas divinas, evolución de las especies por el accionar de la temperatura, la humedad, la química y la física.

 

ESCEPTICOS: Le quitan la capacidad al hombre de conocer la verdad.

 

CONFUCIONISTAS: (chinos y japoneses), Seguidores de Confucio.

 

MAHOMETANOS: Seguidores de Mahoma (Alcoraán) Islamismo, Musulmanes (Turquía).

 

BRAHAMANISMO: (India) Seguidores de Brahama.

 

BUDISTAS: Seguidores de Buda (Dhammada: libro de la moral budista

 

HINDOISTAS: Seguidores directos del Brahama.

 

HABRAISMO: Seguidores de Moisés JUDIOS: Hebreo israelita

 

SIONISTAS: Recuperadores de Israel (Judíos).

 

CRISTIANISMO: Seguidores de Cristo

CATOLICOS (Biblia)

PROTESTANTES (Luteranismo)

ORTODOXOS (Grecia-Rumanía)

COPTOS (Eutequianos) Egipto.

 

Otros miles de divisiones más.

 

RELIGIONES PRIMITIVAS DE DISTINTAS TRIBUS UNAS DE LAS OTRAS

 

SUPERTICIOSOS: LIBRES

 

SECTAS: Abiertas (Rosacruces, Hermandad Blanca Cristóforos, Comunidad Celestial etc. etc.

 

CERRADAS O HERMETICAS.

 

FANATICOS: LIBRES: Anárquicos, etc.

 

CELULAS: militarizadas, organizadas.

 

Tampoco voy a dejar pasar la oportunidad como para hacer las siguientes reflexiones, desde el punto de vista créo, absolutamente neutral y seguidor del "buenismo".

 

A.- Los que no tienen fe no son malos, pecadores, perversos ni egoístas por el simple hecho de no tener fe o de no pertenecer a ninguna religión.

 

B.- Por lo tanto, no sólo los creyentes son compasivos, pacientes y preocupados por los demás, ni sólo ellos dicen la verdad.

 

C.- Es naturalmente injusta la igualdad para todos, porque todos tenemos distintas capacidades,  potencialidades,y necesidades , por lo tanto, no todos pueden estar bien y ser felices, por el simple hecho de pertenecer a una fe. Si todos fueran felices, no habría religiones.

 

D.- Es falso que todas las cosas buenas provengan de Dios.  ¿Y las malas, de quién provienen? y si Dios en tan amplio y absoluto, ¿cómo es que permite el mal, las desgracias y las catástrofes?.

 

E.- El hombre por naturaleza, cualquiera sea su posición filosófica, puede hacer cosas buenas y duraderas y también de las otras.

 

F.- Todas las religiones tienen preferencias por el sexo masculino y los varones, dejando a las mujeres en segunda categoría social.

 

G.- Los que no están con Dios, no están necesariamente contra él y los que están contra él, no necesariamente serán sancionados por él, con el castigo del infierno.

 

H.- El cielo y el Infierno, son estados subliminales, inexistente en la naturaleza, son meros conceptos individuales y colectivizados.

 

I.- Las religiones y fundamentalmente, la religión católica, separan a Dios de los hombres, por ser pecadores y aún así sostienen que recibirán las gracias de Dios, lo que es un contrasentido.

 

J.- Los católicos sostienen que el hombre nació del pecado original, no obstante están obligados a reproducirse, situación que no acatan sus jerarquías por mantener el celibato, es más crean el matrimonio indisoluble como la única alternativa para vivir en pareja y procrear. De ha

demostrado que el Clero es la profesión con mayor

índice de criminalidad sexual, y apropiación indebida de espécies, en todo el mundo.

 

Toda esta situación es antinatural y cada día más, los postulados al respecto se distancian de la creencia de la mayoría de la gente educada.

 

El celibato terminará, al igual que el matrimonio en pareja heterosexual.

 

         K.- Todas las religiones se creen perfectas y niegan la existencia de otras creencias igual de perfectas.

 

         L.- La mayoría de las religiones y creencias ofrecen una vida eterna como uno de sus principales postulados benéficos a sus seguidores, quienes no se acuerdan siquiera del nombre de sus abuelos, no saben la fecha de nacimiento o matrimonio de sus padres y hermanos.  ¿Qué clase de vida eterna ofrecen, si los seguidores no respetan siquiera la memoria de sus padres o hermanos carnales?.

 

Podríamos estar así y dedicarle al tema varios volúmenes pero este Ensayo está en pro, del derecho natural positivo a través del "buenismo" y de la felicidad como blanco final.

 

Hay quienes piensan y aseguran que tener fe es evadirse de la problemática social y hay quienes aseguran que la fe es tan potente, que sirve para tratar males tanto físicos como mentales.

 

Personalmente creo, que cada individuo en su sano juicio, debe determinar su posición frente a Dios y más específicamente frente a la fe.

 

No creo que el naufragio de la razón se cure por simple fe, pero sí creo que puede ser un aporte para la recuperación de un enfermo.  Es más, la fe en el más amplio sentido, no sólo en el religioso, si es que ayuda a recuperar, creo, también, puede ser aporte para evitar la enfermedad y es aquí donde hay que tener cuidado con las dosificaciones, ya que hay que equilibrar la ración de fe, con el mal que se quiere evitar, quizás empezando por el simple aburrimiento o la búsqueda de la entretención, que es uno de los canales por los que se llega a un estado religioso, la depresión, la soledad, las necesidades materiales, el inconformismo, etc. etc. Tambien a la desgeneración

Sexual y social.

 

"No hay mejor policía que el más ladrón "o" No hay mejor ladrón, que el mejor policía", es una verdad irrefutable; la mejor descripción de la libertad, sólo la puede dar quien ha estado preso, más quién ha estado preso injustamente; los mejores consejos para dejar de beber o fumar, los dan quienes han sabido salir de estos vicios, las Comunidades terapéuticas.  ¿Dónde voy con estas aseveraciones?, me explico:

 

Los principales argumentos de las religiones para captar adeptos, son, al igual que un vendedor de seguros, infundir miedo al potencial creyente en el sentido de que:

 

"Esta creencia es la más perfecta y que si no se pertenece a ella, se recibirá los castigos de Dios o sólo se logrará el sufrimiento y la pérdida del alma...", otro anzuelo, es mediante los ejemplos personales de curaciones o sanaciones milagrosas, "que yo recuperé la vista"; "que yo encontré trabajo"; "que yo me había separado y hoy me reencontré con mi mujer gracias a Dios" y también podremos dedicarle miles de libros a desarrollar las distintas argumentaciones o estrategias para captar adeptos, que nosotros somos la mayor cantidad y que somos los más perfectos, que no hay que creer en estatuas, que ellos son pecadores y negociantes. Giles hay miles, millones,

e iluminados , ya hay muchos, que compiten, hasdta en T.V. con caros programas por conseguir adeptos,

mejor dicho, CLIENTES, porque el dinero es el fin.

 

Más, todas las religiones y todas las creencias seudo religiosas dejan al humano en inferioridad de condiciones con respecto a Dios y hasta bajo la tutela de los mismos representantes de estas determinadas agrupaciones de personas atraídas por la fe o por un sin fin de creencias, es por ello que se hacen llamar  "pastores", que arrean al "ganado", a los borregos.

 

Por otra parte los predicadores se autodesignan enviados de Dios y por ende por sobre la posibilidad de desarrollo pastoral de sus potenciales feligreses o clientes, por lo que, parte dejándolos en inferioridad de condiciones, lo que a todas lucen nuevamente se contrapone abiertamente contra el sentido de igualdad de los humanos en su concepto moderno y que supuestamente predica su misma fe y la Ley prima de toda religión "Trata a los otros como quieras que te traten".  Entonces, ¿en qué quedamos?.

 

Las armas, las drogas, tales como la cocaína, y la morfina, son extremadamente peligrosas sin un riguroso control de las dosificaciones de consumo, es más, estos elementos son beneficiosos para la sociedad en su justa medida.  Las sectas, los advenedizos, los falsos profetas, los iluminados, los aprovechados, también son beneficiosos para la sociedad, siempre y cuando esta disponga de las medidas de control que permita dosificar la relación que estos tengan para con los individuos, sobre todo los que menos puedan defenderse por ignorancia o imposibilidad física o mental, permitiendo el justo equilibrio entre la libertad personal de elección y el daño que esta masificación pudiera ocasionar a la sociedad en su conjunto.

 

Esta es una de las situaciones de una sociedad humana en que la mayoría podría no necesariamente tener la razón, la historia humana está jalonada de estos trágicos sucesos, en que miles y miles de ciudadanos honestos se han dejado embaucar por locuaces profesionales de la mística, la mentira o la salida, salvadora, divina a sus supuestos problemas terrenales.  Estos días hemos visto los suicidios colectivos. ¡¡Há!!, pero previamente han hecho entrega de todos sus bienes al "iluminado pastor".

 

Claro está que religiones más antiguas, las que se han denominado organizaciones religiosas tradicionales, organizadas por jerarquías, en distintas sociedades y países se pueden valer de estos argumentos para impedir la libertad de creencias, que es lo que ha ocurrido recientemente en Chile.

 

Me voy a permitir dar algunos consejos para las personas que quieran abrazar alguna fe en el afán de buscar la felicidad... el entendimiento entre los seres vivos.

 

A.- La paz del espíritu y una vida familiar normal es todo lo que uno necesita para ser feliz, ahora, la familia no solo está constituida por los padres y los hijos, puede haber familias, simplemente entre dos hermanos, entre dos esposos o puede haber familia, simplemente, entre gentes que no necesariamente tengan algún vínculo de parentesco, por ejemplo un hogar de ancianos, es un hogar, es una familia y por lo tanto a pesar de estar compuesta solo por ancianos del mismo o de distinto sexo, es un estado familiar normal.  Aquí el concepto católico de familia, está necesariamente contra las costumbres ancestrales y naturales del hombre, ya que hay miles de tipos y clases de convivencias y todas  son familias en el sentido humano de congregación, seguidoral de los

Primitivos clanes, es más, las mismas congregaciones religiosas son llamadas familias, la familia militar, la familia homosexual, etc. etc.

 

B.- Debemos hacer una evaluación del presupuesto de nuestra energía, nuestro dinero y bienes y no malgastarlos en objetos o en actividades sin valor.  Es muy importante "hacer el bien sin mirar a quién" y es más importante hacerlo en el anonimato.  Más, debemos tener el suficiente cuidado de que por tratar de hacer un bien, éste pierda el contexto general en beneficio de un tercero, me explico, si yo doy $1.000 para la causa del Sida, que estos $1.000 lleguen verdaderamente a los enfermos de Sida y que no, un intermediario, por muy honesto, altruista y justificada que parezca su intervención, se apropie de una parte de esos $1.000.

Las experiencias nos han demostrado que los intermediarios son la peor lacra de la sociedad civilizada, principalmente en los aspectos religioso y comercial, ya que por mucho que parezca que, sin su concurso no se lograría el efecto deseado.  Es éste el principal peligro en que incurren los incautos, ávidos de fe, los ignorantes y los débiles de personalidad.

 

Nuestro tiempo se debe medir con el mismo cuidado que el dinero y los bienes materiales y siempre procuraremos entregarnos en forma directa.  Definitivamente, no es necesario pertenecer a ningún club para hacer deporte, ni pertenecer a ninguna religión para hacer el bien, sólo hay que buscar a otros interesados en la causa, en la gestión, ya que la pluralidad en estos casos es importantísima, pero no excluyente.

 

Dar algo que te sobra, algo en mal estado o algo que tu no aceptarías, es ofender al que se pretende ayudar, recuerda que el hombre aprende más en la desdicha, que en la bien aventuranza, por tanto está más sensitivo y con esta actitud, haz encontrado un enemigo, pues tu acto será descubierto tan fácil como una mentira.

 

C.- El saber tolerar los defectos ajenos le ahorrará incontables irritaciones mezquinas y le reportará ricas recompensas de amistades y contentamiento, aunque  tenga miedo a decir la verdad, como decíamos anteriormente, hay hechos negativos que deben ser aclarados y conocidos por la sociedad y principalmente por los afectados de esos hechos, ya que son la única forma de hacer recapacitar a los responsables, ya sea que tengan calidad de autores, cómplices o encubridores, hará también, enmendar los errores y rectificar los comportamientos futuros, pero por sobre todo servirá de ejemplo disuasivo y rectificará los comportamientos antisociales.  Esta es la base moral de todos las Constituciones Políticas, los Códigos, Leyes y reglamentos, que el hombre ha establecido para una buena convivencia social.

 

Así que no es cosa simplemente de andar diciéndole a todos que "si" (los que se han de llamar Siístas), que en definitiva tienen una vida totalmente impersonal.  La gran mayoría de las religiones se propone perfecta y solo reconoce los defectos ajenos, son los grandes errores de las religiones más antiguas y las que luego han desaparecido, al igual que las organizaciones de tipo político, algunas organizaciones deportivas, militares, seudofilosóficas y en general, todo tipo de confraternidades y agrupaciones humanas, más o menos organizadas, que se han quedado clavadas en el pasado, en que algunos mandaban y daban las ideas y los otros simplemente participaban y su participación se reducía a obedecer, así y todo, tenía que dar gracias a que tenía la posibilidad de participar con ellos, en esta tan antigua forma de relacionarse de los hombres.

 

Más, uno nunca debe juntarse con tal o cual persona por las supuestas recompensas que pudiera tener en el futuro (el gran problema de todos los Partidos Políticos, las FFAA y las organizaciones en general).  También se debe considerar el potencial beneficio que el otro, o sea la contraparte, conseguirá juntándose con uno.

 

En efecto, tenía un amigo que gozaba de gran prestigio por tener muy buena suerte en las conquistas de mujeres jóvenes, hermosas y adineradas, más un día lo vi en una plaza, acompañado románticamente con una dama de edad bastante avanzada, que no parecía ni rica ni hermosa.  Al otro día sarcásticamente, le comenté: ¡¡y Compadre, vas de mal en peor, se te están bajando los bonos!! y el muy seguro me contestó...

 

- Es la obra de caridad del día, es que ella también tiene derecho a tener a su lado a una persona joven, sana y hermosa que le acompañe, también tiene derecho a un trozo de vanidad.

 

Obviamente me dejó "plop", creo que definitivamente tenía toda la razón, uno no siempre debe sumar sus actos a los haberes de su cuenta personal, también hay que darle oportunidad a que otros extraigan lo que uno puede darles (esta es la razón práctica y directa, del porqué los nazis odian a los judíos, porque sólo les gusta ganar, nunca empatar, menos perder.)  Por ello, también, son nocivas para la sociedad las gentes avarientas.

 

D.- Debemos aprender a vivir organizadamente, sin lamentos ni congojas evasivas, la mejor manera de solucionar los problemas es enfrentándolos lo antes posible, sin ningún ánimo de evadir la situación y sin el propósito final de engañar, sorprender o favorecerse de situaciones que pudieran perjudicar a un tercero.  No obstante, lo anterior, la manera  perfecta de enfrentar los problemas, es evitando entrar a los problemas, anticipándose a la situación, ya que definitivamente, todos los problemas que nos aquejan, están impulsados por nosotros mismos y los que nos afectan, pero no son de nuestra responsabilidad, pues, no son nuestros problemas y habrá que enfrentar al que los generó.

 

En hombre está dotado en forma natural del raciocinio, que es el instinto natural que nos permite el transcurrir de nuestra vida en el mejor bienestar posible.  El buen actuar del raciocinio es la inteligencia.  Los hombres y mujeres inteligentes, antes que cultos, son capaces de determinar, por el simple instinto de autoconservación, cuando están en peligro y cuando pueden evitar entrar o salir de determinadas situaciones.

 

El buen actuar, indica que vivir organizadamente es  aplicar la prevención mediante es estudio del riesgo, antes que entrar a una situación desconocida o que pudiera tornarse

Conflictiva.

 

El "sacar una especie a crédito en una casa comercial", es en la actualidad la forma más práctica y sencilla para explicar esta situación. Si bien es cierto que uno pudiera necesitar determinada especie, para su supuesto bienestar inmediato, antes que determinar la necesidad objetiva o utilidad que se le dará a esa especie, hay que establecer la capacidad económica para adquirirla, ponderando el precio al contado en otras tiendas y si es a crédito, cual es el costo final o si nuestra estabilidad laboral la permitirá satisfacer o se está postergando algo más necesario y al final, si se podrá cubrir todas las cuotas con facilidades.

 

En el Chile de hoy, son miles las personas que creyendo obtener la felicidad por medio de las cosas o un supuesto bienestar, se han entrampado en créditos, que no han podido cubrir y que a la larga le han ocasionado infelicidad.

 

El ingreso de los jóvenes a estudiar determinadas carreras universitarias de elite, que son imposibles de cubrir económicamente por los padres y la sobrevalorización personal frente a un determinado trabajo, son otros ejemplos muy recurrentes.  Con esta forma irracional de buscar la felicidad o el bienestar con preponderancia del supuesto mejoramiento económico y social, sólo se logrará encontrar la infelicidad mediante el no logro de los objetivos o por fijarse, como lo decíamos anteriormente nuevas metas cada vez más altas.

 

Vivir organizadamente es ser capaz de equilibrar los factores de las condiciones sociales propias o potencialidades y las condiciones sociales.

E.- Debiéramos por último, hacernos planes de progreso material con posterioridad a confiar más en el amor y a una buena relación con nuestros familiares, amigos, vecinos, e incluso compartir nuestros bienes y nuestro tiempo con desconocidos (por esto de que ellos también merecen ganar).  Estoy seguro que esto es considerado como una utopía, pero indudablemente, es una terapia que da una profunda tranquilidad espiritual.

 

Se habla mucho en estos años de los malos efectos que tiene en el ser humano, sobre todo en los hombres, la represión de los sentimientos y emociones.  Se refieren generalmente los sicólogos a las emociones que acompañan a los instintos básicos que estudiaremos oportunamente.  Y si bien, los más de los autores, recalcan la conveniencia y posibilidad de sublimar los impulsos que dichas emociones provocan, es decir, encauzan sus energías por canales benéficos, mucho nos tememos que la impresión dejada por otras enseñanzas sea a la larga una fecunda causa de desgracia y sufrimiento.

 

Como bien lo reconocerán enseguida quienes procuran mantenerse al tanto es estas cuestiones, nos referimos en particular a los impulsos sexuales.

 

En las religiones hay cierta intención que impide la plena expresión, reprimiendo los impulsos naturales y fomentando la continencia (Celibato).  Pareciera que este proceder justificára lacras como la prostitución, los nacimientos no deseados, sin dejar de lado todos los dramas humanos generados dentro de los grupos familiares, lo que también es socialmente aberrante, pero es dable en la naturaleza, tema que tocaremos más adelante.

 

No negaremos, ni ignoramos que la represión de las emociones sea perjudicial y es por eso que estamos un tanto distantes en este sentido con respecto a algunas creencias religiosas.  Ya que todas las represiones son malignas.  Pero recalcamos la necesidad de encauzarlas debida y equilibradamente.

 

En efecto, el intelecto no podrá aceptar una fe que contestase en forma absurda a las grandes preguntas de nuestro origen, nuestra existencia y nuestro destino.  Pero es precisamente la respuesta que reciben las interrogantes... ¿qué soy?; ¿de donde vengo? y ¿a donde voy? las que constituyen para muchos el punto donde se divide la fe y la ciencia.  Por esto convendrá que estudiemos con cierto detenimiento las dos explicaciones que suelen presentarse como soluciones a estos problemas.  Hay que reconocer, en honor a la igualdad y a la justicia, que hay un importante porcentaje de personas que no se interesan para nada en las respuestas y que ni se cuestionan la existencia de la vida, lo que debemos aceptar dentro de la tolerancia amplia y absoluta que el tema requiere.

 

Primero, diremos que hay algunos, generalmente personas científicas, intelectuales y del mundo de la cultura que declaran que nadie sabe ni puede saber como se originó la vida, pero que es posible que cierta reacción de humedad y temperatura en uno en un grupo de elementos químicos, haya conducido a comportamientos fisioquímicos y combinaciones por azar iniciadas en algún momento, que dura hasta estos días y seguirá por una eternidad, suponemos. Anteriormente lo dijimos.

 

Hace muchos miles de millones de años una partícula de materia generó vida y fue evolucionando a través de larguisimas épocas y pasando por una laboriosa escala de seres...: tales como ameba, protozoos, pez, batracio, reptil, ave, mamífero, simio, y llagando finalmente a algún salvaje antepasado del hombre a través de sus miles de millones de variantes genéticas y moleculares, aunque en verdad el hombre NO es el final ni el objetivo de los seres vivos.

 

Es verdad que hay muchas variaciones en esta respuesta, porque sólo los ignorantes y obcecados desconocen las otras alternativas (que como dijimos es el gran defecto de las religiones y las agrupaciones sociales).  También hay personas que eliminan el azar y hacen intervenir a un creador para iniciar la vida, No hay que olvidar que hoy hay personas que crean materia viva desde metales en laboratorios, desde nada orgánico, sale lo orgánico, lo que es el anti Dios mismo.

 

El creyente está obligado a hacer intervenir a Dios en la evolución y prefiere aceptar directamente la enseñanza de las escrituras y contesta así las preguntas que nos ocupan "Nuestro origen es divino, fuimos creados a imagen de Dios.  El mal penetró en la creación, es verdad y arruinó al alma humana, la imagen de nuestro creador.  Pero hay fuerzas que obran para restaurarla con tal que nuestra voluntad coopere con ellas."

 

Muchos han hecho esfuerzos por armonizar la fe en Dios con la teoría de la evolución, aunque no se han llegado a poner de acuerdo porque los unos no admiten la existencia de un creador y los otros sostienen que fue Dios quien inició la teoría de la evolución y sin él no habría existido el chispazo inicial.

 

Como decíamos anteriormente, esta postura frente a la vida es de libre albedrío y son las costumbres, la familia, la sociedad, la que inducirá a cada individuo a alinearse y a aferrarse donde quiera y donde sus impulsos, su alma lo dirijan.  También podrá no alinearse acudiendo a la más importante fuente del bienestar... LA TOLERANCIA.

 

 

LA CORDIALIDAD EN FUNCION DE LA FELICIDAD.

 

Quiero hacer un punto aparte para retomar el momento en que éramos niños y siendo scout, lobato o lobita, nuestros instructores nos enseñaron que debíamos hacer una obra de bien cada día.  Esta actitud, más que enseñar la entrega que cada uno de nosotros debemos tener para con nuestros semejantes, nos enseña a dedicar al menos unos minutos al discernimiento de nuestras actitudes, si usted lo quiere llamar de otra forma, a pagar en alguna medida, los males que pudiéramos haber ocasionado durante ese día, como una forma de compensación.

 

Con anécdotas y consideraciones personales o conocidas quiero invitarlos a dedicar unos breves momentos diarios, leer, meditar y a actuar sobre la base de la verdad profunda, detallo más adelante algunas experiencias que les servirán a dar un sentido pro humano y solidario a sus vidas.

 

Lo optimo será que se atrevan a pedir a alguna persona que los acompañe o que haga comentarios sobre sus relatos y experiencias.  Esta situación además de ser abiertamente positiva incide en que los contertulios, tratarán temas de progreso emocional colectivo, ya que en la actualidad la gran mayoría de los temas en las conversaciones sociales, son los negocios o el fútbol, para los hombres, las  enfermedades, la empleada doméstica o los niños para las mujeres y en el menor de los casos es simplemente un ping-pong de quienes se encuentran mejor económicamente, algún personajillo o programa de televisión.

 

Por eso es que sugiero contar cualquier historia recientemente vivida, tratando de destacar los aspectos relacionados con la verdad y lo que  de esta historia sacaste de positivo de beneficio o ejemplo espiritual a seguir, descartando de plano la supuesta ganancia económica, sino el ejemplo que detrás de un determinado hecho se obtiene, que también y por último, podría llegar a ser un negocio.

 

Al iniciar este tipo de conversación, hay que ser con tu propia anécdota breve, de modo que también aprenderás el arte de ser conciso y la claridad, sin sacrificar ninguna de las cosas esenciales del contenido, pero por sobre todo, dejar hablar a los demás y prestarles absoluta atención cuando a ellos les toque opinar, pues puede tratarse de tipos tibios, llenos de vacilaciones o desconocedores todavía del sentido exacto del tema.

 

Hay ahí, una excelente manera de interactuar con otras personas a veces desconocidas y es por ello que debes hacerlo de manera suave, comprensiva y diplomática.

 

Si el tema es interesante, demuéstralo y agradécele a tu interlocutor que tenga esa posición frente a determinados hechos de la vida y que estarías deseosa (o) de seguir escuchándole sobre el tema.  Si el tema no te interesa o se ha salido del contexto inicial, trata de encauzarlo nuevamente.

 

El título de esta sección es La Cordialidad al Servicio de la Felicidad, pero debo insistir, en que no necesariamente siempre se está de acuerdo, incluso se puede estar en desacuerdo, pero siempre hay que darle una oportunidad al que piensa distinto y recordamos la famosa frase de Voltaire. "Estoy completamente en desacuerdo con tu opinión pero daría mi vida porque tuvieras la oportunidad de expresarla", por tanto, más que la cordialidad, la "Tertulia " como fuente de felicidad y donde se perseguirá entregar la felicidad y enseñar a obtenerla a todos los contertulios.

 

Son muy recordadas por nuestros abuelos y muy publicitadas por los viejos intelectuales las tertulias de antaño, en que se trataban temas de actualidad y se adornaba con aspectos culturales, pero por sobre todo, se regaba bastante con "Canarios", "Palomas", "Mistelas" y otro tipo de licores dulzones.

 

Existen algunas normas que se debe seguir para conseguir un resultado benéfico y las detallo...:

 

1. - Se valiente y perseverante: el mero hecho de iniciar una conversación y lo más importante, iniciar un tema, ya es una prueba de sinceridad y el deseo que tienes de trasmitir tus ideas a los otros.  Es posible que ese tema desaliente a la gente y podrás llegar a pensar ¿para qué me voy a molestar si no hay nadie que se preocupe por ello?. Todo aquel que busque la felicidad tiene que estar preparado, con frecuencia, para el desaliento, pero aun en tales casos hay un remedio... debes estar atenta, para que cuando otro saque un tema, puedan nuevamente intentar "colar" tu posición, porque sólo y en silencio, solo se llega a la depresión.

 

2. - Asiste a todo tipo de reuniones: sin descuidar tus deberes básicos de entendimiento familiar y laboral, o sea no ir sólo para evadir situaciones personales, familiares o como terapia, acércate a grupos reducidos que no estén fanatizados o sean obsesivos por determinada materia, que vistan similar a como tu estar vestida en cantidad, calidad y forma, que sea mixto, que sean de tu misma edad o similar y que sean todos aproximadamente de tu talla, esto parecerá estúpido para algunos y de Perogrullo para otros, pero es de suma importancia.

 

Saluda al llegar, preséntate si no te conocen, presenta a los que no se conocen y despídete al retirarte.  Nunca te retires si el tema no te gusta, ni menos te retires vociferando en contra del tema o en contra de alguien, si lo haces, es porque no haz aprendido a escuchar y hay pocas posibilidades de que con esta actitud respeten tus opiniones o siquiera te escuchen en el futuro, es signo de debilidad y no te hará feliz.

 

No está demás decir, que debes acudir a todo tipo de reuniones con puntualidad, con la presentación acorde, ya que es una injusticia para los demás que no se respeten los acuerdos previos.

 

3. - Se un buen oyente (es la clave): Pero no permanezcas siempre callado, ni hables de temas o personas que no conoces.

 

Epicteto, el filósofo decía: "La naturaleza dotó al hombre de palabras, pero también dotó al hombre de dos oídos para que escuche a los otros dos veces más de los que él habla".

 

a.- Si deseas hacer comentarios pertinentes sobre lo que dicen lo demás, tienes que escucharlos.  Esto puede resultarte molesto, pero sin duda estarás concentrándote en lo que esperas decir a los demás cuando te toque.

 

b.- Aprende de las ideas y de los pensamientos de los otros.  Si uno de los presentes, se torna insistente y obcecado con su posición, el hecho debes guardarlo en la memoria y no iniciar una controversia estéril.  Llegado el momento en una reunión posterior y si fuera el caso, harás presente al afectado el cambio de posición que ha tenido con respecto a la vez anterior.  Puedes con este simple sistema y estrategia, desvalorizarlo, bajando el perfil a aquel que pretendía dirigir obcecadamente la reunión a temas perniciosos.  (¿Se acuerda de la memoria que tenía el que recibía regalos que no servían para nada?.)  Es el mismo efecto de hipersensibilidad, lo que en medicina se llama el síndrome de Lupus, es un sistema inmunológico super activo, que incluso puede llegar a atacar al mismo cuerpo del afectado y se combate sólo con condicionamiento  inmunológico, comportamientos repetitivos contrarios a las situaciones nefastas anteriores, o sea, demostrarle repetidamente actitudes y hechos ahora verdaderamente positivos y en lo posible, reconocer el error cometido.

 

c.- Aprovéchate, aunque no sea siempre, para imitar la manera en que tus contertulios presentan sus ideas, sobre todo si el que da la opinión es un especialista reconocido sobre el tema.

 

d.- Presta suma atención a todos los comentarios, incluso a los que te critiquen, aunque estos no se dirijan a tu persona.

 

e.- Una preparación escrupulosa: a veces es preferible callar, sobre todo en temas que son desconocidos y en todos los temas subjetivos o valóricos, como política, religión, fanatismo deportivo, etc.

 

         4. - Pon en práctica lo aprendido: lo que has asimilado en cualquier campo del saber, no se convierte en verdaderamente tuyo hasta que hagas uso de ello.  Y resulta doblemente cierto cuando se trata de la crianza de los hijos, de las relaciones con la familia y con los amigos, ya que ellos ante el tratamiento frecuente podrán hacer comparaciones de tus distintas y variadas posiciones con el correr del tiempo.

 

Busca las oportunidades que te conduzcan a dar cuerpo a las buenas ideas que tengas y anima a otros a participar.

 

En mi afición por la escritura y como una manera de enseñar el tema de la religiosidad a los niños, hace algunos años escribí un cuento corto, que llamé...

 

 

L A S  R A N A S.-

 

Aunque esta historia empieza un día nublado del mes de octubre, en el pequeño pueblito de El Estólido, ubicado a solo cinco kilómetros del pueblo de El Ingenio, en el cajón del Río Maipo, en la Cordillera de los Andes, un poco más al sur oriente de la capital de Chile, Santiago, debemos decir que ya la primavera estaba haciendo denodados esfuerzos por que los árboles rindieran en esa zona, sus frutos grandes y aromosos como nunca.

 

Además del camino serpenteante y polvoriento que corre a un costado de río de caudalosas aguas cristalinas de vez en cuando se divisaba la línea del tren, que rugiendo estremece el suelo a intervalos regulares durante el día.

 

El río fluye turbulento entre rocas como un potro briosamente encabritado.

 

 

 

 

         Bandadas de mariposas inmensas, de colores infinitos se dejan llevar por la brisa fresca de la tarde.

 

         Bailan al compás los añosos eucaliptus, que en los pequeños espacios disponibles se atreven a quebrar el cielo y que sirven de morada a los pocos picaflores que subsisten en las quebradas.

 

         Tras una de las muchas curvas, se divisa el Pantano a la vera del camino y de la vía.

 

         El sol dispone sólo de ocho horas para permitir la fotosíntesis de las plantas del sector, ya que los empinados picos, moteados aún de nieve, no dejan que sus rayos entibien directamente las aguas mansas.

 

         La avispas se apresuran capturando la mayor cantidad de mosquitos y zancudos posible para proveer el nido o la colmena, en la cual espera hambrienta la camada primaveral.

 

         Las Ranas de nuestra historia prefieren la parte quieta, un remanso que está justo donde las líneas del tren casi tocan el agua, a la entrada de una de las decenas de túneles que le permiten trepar por las alturas.

 

         A cierta hora del día una locomotora gigantesca seguida de cantidad de carros atestados de viajantes y de carga, salía jadeante desde el túnel que desembocaba, como digo, cerca de extremo del pantano.  Por supuesto, al paso de la locomotora se estremecía el suelo hasta cierta distancia.

 

         Entonces, las dos ranas aletargadas de nuestro cuento, que se inclinaban por la filosofía, empezaban a discutir.

 

         Una de ellas era atéa, la otra creía en algún poder mayor que el de las ranas.  La atéa sostenía que la creación del tren era una cosa material y física.  Bastaba con reunir una colección de ciertos materiales, metales, moléculas y átomos, con otra clase de energía y darles forma fuerza y movimiento, era cosa sencilla.

 

         A la rana creyente, la cosa no le parecía tan sencilla.  Argüía que debía haber algún poder divino capaz reunir estos elementos, átomos y moléculas, darles vida y dirigirlos.

 

         Nuestras ranas discutieron así diariamente hasta que llegaron a ser muy viejas.

 

         Ambas, en sus momentos de intimidad personal, en las soledades de los remansos de la charca iniciaban esfuerzos por cambiar su personalidad, ambas estaban dudosas de su posición, la que constantemente defendían tan arduamente frente a su amiga y a quien fuera.

 

         Sucede a veces que algunos seres nos dejan la impresión de que con la fuerza de voluntad, vigilancia y trabajo, logran cambiar radicalmente y en vez de conservar su carácter, sea odioso y despreciable por sus congéneres, adquieren en la intimidad personal e individual, un trato de conformismo o inseguridad, deseando todos, absolutamente todos, en definitiva, ser agradables y de muchos amigos.

 

         Un día la rana atea, que además de envejecer se había vuelto descuidada, se quedó un rato demasiado largo sobre el riel asoleándose.  La locomotora salió rugiendo como siempre del túnel y la aplastó.

 

         Para su amiga y compañera de toda su vida, la rana que parecía buena y religiosa, ya no hubo discusión posible.  El asunto, había quedado decidido para siempre.  El designio de Dios "todopoderoso", había castigado a la que oso contradecirlo.

 

         La rana religiosa, nuevamente, en su intimidad, se dio cuenta que esta desgracia no probó gran cosa, pues su seso no era capaz de comprender el poder que había concebido y construido la locomotora y seguiría haciéndola funcionar.

 

         Pero la rana que creía ser la más feliz de las dos, pues tenía algo a qué aferrarse en la vida, se dio cuenta más sabiamente, que en este estado extremo "el que cree saber exactamente como se rige el universo, quien lo rige, donde mora, cual es el verdadero nombre y qué castigos o recompensas dará" es probablemente, el individuo más feliz, aunque en esta posición, encontrarán las otras ranas del pantano al menos dos condicionantes para aceptarla, al igual que los humanos...

 

         Primero: Que es una cuestión de pura fe individual colectivizada, en que se cree saber y portar la verdad y

 

         Segundo: Que el resultado es, "ser probablemente, el más feliz", sin ninguna seguridad de serlo, sólo auto convencimiento.

 

         La solitaria rana, recordó cuando su añorada amiga le comentó que aunque era atea, sabía de algunas circunstancias poco explicables que rodean a los seres, como la suerte la empatía, el estado de ánimo y otros estados momentáneos intangibles y subjetivos, es más, alguna vez le escuchó decir que no tenía fe en un ser superior, ya que percibía también una diferencia semántica y en el vocabulario, donde confianza de con fe, de fiar, es aceptar los criterios de otras personas.  Por otro lado confesar, es decirle esos criterios a otra persona que generalmente es un supuesto representante de ese Dios o creencia y la diferencia es abismante, ya que el confiado es ingenuo, crédulo, incauto, inocente, infantil, pueril, cándido, lo que parecía para sí, simplemente una ofensa y hasta pensaba que estaba siendo burlada por sus creencias.

 

         En su intimidad y ahora, su autentica soledad se le hicieron más profundos los cuestionamientos, con muchas noches sin dormir.

 

         Olvidó, incluso, su rigurosa alimentación sus periodos de procreación, ambos señalados y dispuestos por su mismo Dios.  Mañosa y enfermiza, pasaba las tardes cada día más sóla.

 

         Había llegado a la conclusión final que para realizar la mejor reforma posible de la personalidad, se necesita más que aferrarse, pero ella ya estaba aferrada a algo, a lo religioso, de lo aún no estaba muy segura.

 

         La rana entonces se hizo anciana y con mucha fe en los otros habitantes del pantano, sus familiares y vecinos, una fe sencilla, ni enfermiza, ni esclavizante, casi como la de un niño.

 

         Cree en el presente, aunque debe ser bastante inteligente para reconocer sus fallas; cree en el futuro aunque reconoce que habrá dolores y mucho trabajo; finalmente cree que habrá un más allá.

 

         Si el ave necesita del nido y el barco necesita del abrigo de un cómodo puerto, los creyentes se aferran a una religión, a veces a un hobby, sea  por deporte o simple entretención, se inmiscuyen con falsos profetas, "enviados divinos", con sectas esotéricas y hasta pueden hacerse seguidores de los ovnis, las drogas y los vicios, siempre tratando, por ese medio, de sanar sus males, enfermedades, estados depresivos la obesidad o simplemente por problemas sociales, familiares o matrimoniales

 

         Pero por sobre todo, el individuo necesita del refugio del hogar y de la familia, son su valuarte en tiempo de estrechez, su consuelo en tiempo de dolor y su seguridad en tiempo de duda.

 

         Cuando no ocurre así y no se vive de esa actividad o sacerdocio, el verdadero propósito es la comodidad la flojera, la desidia, la abulia y una demostración de escasez de inteligencia afectiva o emocional.

 

         El refugio en la fe, será tanto más valioso cuanto más sencillo.  El verdadero propósito de las creencias y la religión en la vida diaria, es reemplazar la duda por la seguridad y la confianza, las dos energías que necesitamos para hacernos atravesar situaciones difíciles.

 

         La religión nada tiene de pasivo, la mejor religión es la que hace obrar, una religión muscular y no sólo hace pensar.  El que acude a lo religioso, debe ir con la seguridad de entregar a otro lo que le queda por vivir, si no, mejor no ir.

 

         Y se hace de noche... una noche llena de estrellas reflejadas maravillosamente en la charca, que está ubicada en medio, justo en medio del camino, entre los pueblos de El Estólido y El Ingenio, miren ustedes qué circunstancia,

 

         Estólido significa tonto, necio, papanatas estúpido, imbécil, idiota, torpe, alelado; mientras que Ingenio, es inteligente, sagaz, astuto, talentoso, perspicaz, agudo, avispado, advertido, habilidoso...

 

         Claro, habilidoso hay que ser, para mantenerse en la vida, en este charco que queda justo en la mitad del camino, allí donde vivieron las ranas de nuestra historia.-

 

 

 

 

 

         """La VERDAD es a la MORAL, lo que el dinero es a lo material. """Solo la VERDAD hace avanzar a la humanidad.

 

         VERDAD, es autenticidad; sinceridad, franqueza, veracidad, exactitud, precisión y escrupulosidad.  La VERDAD, está contra el engaño; la mentira; el embuste; la falsedad; la calumnia; la mixtificación; la farsa; la impostura;, el cuento; la bola; el infundio, la engañifa y el renuncio, el fingimiento, la simulación, la hipocresía; la doblez; la apariencia; la falacia, la falsía; la patraña; la superchería; los chanchullos y los chilenos "chamullos".

 

         El amor a la verdad culmina entre las fuerzas morales.  Virtud humana, no necesita convertirse en la adoración de un mito racional.  Quede para el dogmatismo la presunción de poseer verdades imperfectibles.  Por ejemplo, la verdad de los militares y su gobierno, la verdad de Pinochet, la verdad de los Carabineros.  Para el escéptico el renunciamiento a toda posible verdad, para el místico la confianza en inmutables verdades reveladoras.  Más respetable que cualquier opinión metafísica es el valor moral implícito en la investigación de la verdad, por todos los caminos que pueden acercarnos a ella, tal como podemos concebirla en nuestro punto del espacio y momento del tiempo.  Hay menos mérito en la ilusión de poseer verdades absolutas que en el esfuerzo puesto en buscar las relativas, sin asentir a fórmulas consagradas por las rutina de los demás, sin acatar nada que excluya al control de la experiencia y de la crítica.

 

         Toda verdad expresa una perfectible correlación funcional; el mudar incesante de lo real, determina la variación de lo conocible y de lo por conocer, cuya relación sólo puede concebirse como un equilibrio inestable.

 

         No es lícito ni justo concebir preexistencia de verdades absolutas, universales o eternas, implícitas en lo real y concreto o en la razón abstracta; en una experiencia como la humana, formada en función de un universo variante, devienen sin cesar verdades relativas a esa variación misma.

 

         El ignorante vive tranquilo en el mundo supersticioso, poblándolo en absurdos temores y de vanas esperanzas; es crédulo, como el salvaje o el niño.  Si alguna vez duda prefiere seguir mintiendo lo que ya no cree; si descubre que es cómplice de mentiras colectivas, calla sumiso y acomoda a ella su entendimiento, es esta la situación que ocurre hoy con el personal de Carabineros de Chile.

 

         El estudioso, si duda de las supersticiones vulgares, no omite sacrificios para emanciparse del error.  Rectifica sus creencias con amor y con firmeza; no teme ilusorios fantasmas; se mueve con naturalidad en su ambiente; equivocándose cada vez menos en la apreciación de las cosas y de los hombres

 

         Todo error sincero merece respetuosa consideración, hemos dicho, error sincero e inconsciente.

 

         Es, en cambio, despreciable la hipocresía del que oculta sus ideas por banales motivos; y es simplemente criminal, la mentira del que la enseña a sabiendas por torpes conveniencias.

 

         Bajo el punto de vista de este autor, y merece una larga y profunda reflexión aparte.  El amor es dar y es el antónimo del querer... Uno quiere, quiere para uno, en forma egoísta, en forma y con tiempo determinado.  Cuando uno ama, ama poco o ama mucho, pero ama siempre, porque amar es, simplemente dar.

 

         Se puede amar la verdad poseyendo creencias inexactas, Pero el hombre que adhiere a las mentiras corrientes sin creer en ellas, es inmoral; no lo es menos el que sospecha que sus creencias son falsas; pero se niega a investigarlo, prefiriendo medrar del error a sufrir por la verdad.  Nuevamente es esto lo que está pasando actualmente en Chile.

 

         Desgraciados los que no conciben a Sócrates, que muere enseñando, ni a Galileo que repite en el tormento su "eppur si muove", como una apelación a la justicia de la posteridad.

 

         Las supersticiones perpetúan el odio y la injusticia.  Son residuos fósiles de creencias ya extinguidas; del remoto pasado, inmenso sepulcro se levantan sus fantasmas para cruzar el paso a los que investigan la verdad.

 

         Son males que en el porvenir tendrán remedio, si no es irreparable la mentira que está esclavizando a los miembros de las FFAA, Carabineros, Investigaciones, Gendarmería y el Poder Judicial en Chile, ni la ignorancia que los domestica.  Todos los tartufos, lo sospechan y nada les parece excesivo para perseguir la verdad, cuando asoma en el verbo de un apóstol o en la conciencia de un pueblo.  Los rastreros, serviles, domesticados, los quietistas, criminales y usurpadores, antes que ocultar la verdad que saben, combaten con fuerza al que la busca y enmarañan los caminos que conducen a su encuentro.

 

         Equivocarse es humano.  Podemos perdonar al que se equivoca si tiene el valor de confesar antes que se le demuestre su error.  En cambio quien carece de los auténticos valores sociales de la humanidad, es tanto más despreciable cuanto mayor es su empecinamiento.  El que miente es un falsario, capaz de torcer la verdad, de embrollarla, de corromperla, de perseguirla.  Los que viven inmoralmente aborrecen la verdad y caen siempre en la cobardía de mentir.  En que miente siempre tiene miedo, los verdaderos valientes no mienten.

 

         Contados son los que desatan las ligaduras de lo convencional.  Siempre una mentira, genera una secuencia de mentiras, sustentada por un beneficio inmerecido, beneficio, que llegado el momento de la repartición, genera una nueva mentira que NUNCA cae en un sistema de "dominó", o sea con una caída de todos por igual.

 

         Se ha demostrado científicamente, que la traición, por ejemplo, como mentira militar, implica siempre el menor beneficio económico o material para el de menor grado, digamos, antes que se descubra el delito de traiciónn; es decir recibe menos en la "torta" que reparte como beneficio de esa traición.  Y lo que es peor, en el caso de ser descubierta, recibirá el peor castigo, o será el único que reciba el castigo.  De aquí viene el dicho "El palo se quiebra por lo más débil Se hace el trabajo más sucio a cambio de migajas.  Como negocio, es.....MALO.....MALO.

 

         Lo mismo ocurre para TODOS los delitos en que tenga participación más de un miembro de la Institución.  La reciente historia de Chile, está atiborrada, de generales y coroneles que se enriquecieron y los Jefes de menor grado se beneficiaron con ascensos inmerecidos y cargos cómodos, finalmente, optaron por salirse del sistema con la inercia de los beneficios económicos conseguidos dentro de las Instituciones.  Por el contrario, los escalafones de la tropa, fueron menguados en sus sueldos y beneficios, fueron recargados de funciones inmorales y los que ahora viven de sus pensiones, apenas alcanzan a vivir, por que la mayoría, que no alcanzó a pensionarse está cesante, en subempleos, como artesanos, en microempresas familiares, o simplemente, en la más absoluta indigencia.  Esto es lo que los viejos retirados se han dado en llamar "El Pago de Chile" y yo les contesto, es que Uds., mismos se lo buscaron, por mentirosos.

 

         Contados somos los que tenemos fe en la eficacia de la verdad y en una nueva educación que permita, en el porvenir, encaminarse hacia ideales más altos.  En eso estamos con este Ensayo "de la Moral en Carabineros".

 

         El hombre no necesita para marchar las muletas de ningún dogmatismo, de ninguna doctrina; los que tienen temperamento místico pueden conciliar sus sentimientos con su razón recordando el aforismo clásico: "No hay religión más elevada que la verdad".

 

         Sin las fuerzas morales que nacen del amor a ella, los hombres no se emancipan de las supersticiones que son su yugo.  El pasado, lo hemos visto oprime a lo débiles y a los que a causa de su mentira quedaron pobres y los ata a dogmas que otros forjaron; los muertos no mandan en razón inversa de nuestra capacidad de vivir.

 

         El que en nombre de errores tradicionales se opone a la libre investigación de la verdad, conspira contra la dignificación de su pueblo y será víctima de sus propios socios en la mentira.

 

         Ningún sistema del pasado merece que se le sacrifique una hipótesis del porvenir.  Nada debe acatarse antes de comparar hechos con hechos, ideas con ideas, doctrinas con doctrinas, incluso miedos con miedos.  Creer en el primer catecismo, en la primera monserga que se nos enseña o se nos impone, es renunciar a nuestra personalidad; adherir intencionalmente al que le conviene a nuestros intereses materiales, como hacen muchos ricos inescrupulosos e incrédulos, que sólo fomentan la religión para domesticar a los pobres y a los ignorantes, esto equivale a renegar de toda moral.

 

         Los dogmatismos son coacciones que los beneficiarios de la mentira hacen gravitar sobre nuestra conciencia.  Las castas, las sectas y los grados imponen el sacrificio de algunas verdades o una limitación del libre examen.

 

         Por eso los grandes renovadores suelen sobreponerse a todos los dogmas, puesta su pupila en ideales que no caben en los casilleros de su tiempo; los aman y los sirven sin sujetarlos a conveniencias transitorias.  Heraldo de un ideal son los que no enmudecen ante la hostilidad de los rutinarios; apóstoles son los que no acomodan su conciencia a viles necesidades de aprovechamiento personal.  Su obra y su ejemplo sobreviven en los siglos, acrecentando el patrimonio moral de la estirpe humana.

 

         Todo progreso moral es el triunfo de una verdad sobre una superstición o una doctrina.  El renacimiento de las artes y las ciencias fue una revolución tan grande que aun persiste el eco de ese conflicto entre lo medieval no extinguido y lo moderno en formación.  Y la fuerza magnífica puesta en juego por sus actores, fue la verdad; el inmenso deseo de la verdad lógica, en la ciencia; el deseo de la belleza, que es la verdad en el arte; el deseo de la virtud, que es la verdad en la moral; el deseo de la justicia que es la verdad en el derecho.

 

         Amar la verdad es contribuir a la elevación del mundo moral; por eso ningún sentimiento es más odiado por los que se lucran con la mentira.  En todos los tiempos y lugares, el que expresa la verdad en voz alta, como la cree, lealmente, causa inquietud entre los que viven a la sombra de intereses creados.  Pero aunque a toda hora le acechen la intriga y la venganza, el que ama la verdad no la calla.

 

         El hombre digno prefiere morir una sola vez, llevando incólume su tesoro.

 

         El cobarde muere moralmente cien veces, todos los días en la mañana, porque en la tarde muere de miedo; es vil quien prostituye sus creencias en la hora del peligro, mintiendo para ganar el perdón de sus propios enemigos.  La cobardía moral es de suyo tan infame que ninguna pena podría aumentar su vergüenza; y la mayor de todas las cobardías consiste en callar de verdad para recoger las ventajas que ofrece la complicidad con la mentira.

 

         La armonía no es semejanza ni fusión universal, sino solidaridad organizada de culturas heterogéneas.  La desigualdad de los pueblos, así como la de las personas es conveniente para la humanidad, como la individual es útil para la nación.  La justicia no consiste en borrar las desigualdades, sino utilizarlas para armonizar el conjunto.  A todos conviene que cada uno intensifique sus propios rasgos, de acuerdo con las características del medio en que se desenvuelve; si ella se perdiera, sería perjudicial.  La solidaridad debe concebirse como el equilibrio de partes cada vez más diferenciadas, capaces de cumplir mejor sus funciones en beneficio propio y de los demás.  Cuando el pueblo pierde la noción de interdependencia, tiende a romper el equilibrio en determinado provecho minoritario, desencadenando una guerra social que a todos perjudica.

 

 

 

 

 

 

RESUMEN  HISTORICO:

 

         La Fisiología Filosófica, todos los tratados de sociología y de siquiatría moderna, históricamente han establecido que...:

 

Mientras visten uniformes se hacen los valientes

 

¡¡   POR FALTA DE SESO.   !!

 

Cuando están por salir, la preocupación los persigue

 

¡¡   POR FALTA DE FUERZA MORAL,   !!

 

Cuando están fuera, el MIEDO los sumerge en la piara.

 

Y NO DISFRUTARAN PLENAMENTE DE LA VEJEZ,...

 

POR

 

M E N T I R O S O S   y   A S E S I N O S.-

 

 

 

 

 

 

 

 

PALABRAS FINALES.

 

         Queridos amigos, las verdades pueden ser peligrosas para quienes las predicamos y nos conduce, generalmente, a la pobreza económica.  Pero el que las ama, lejos de arredrarse o intimidarse por el peligro, debe provocarlo, enseñándola a los que aun pueden aprenderlas.  En el corazón de los jóvenes de verdad es generadora, como el calor del sol, que en los jardines de mi casa se convierte en flores de mil colores.

 

         La verdad, ustedes saben, es doble verdad si es escrita y el lápiz tiene más fuerza que mil fusiles, ya que es la más temida de las fuerzas revolucionarias; los pequeños motines se fraguan con armas de soldados, las grandes revoluciones se hacen con doctrina de pensadores.  Todos los que han pretendido eternizar la injusticia en cualquier tiempo y lugar, han temido menos a los conspiradores políticos-militares que a los heraldos de la verdad, porque ésta pensada, hablada, escrita y contagiada produce, en los pueblos cambios más profundos que la violencia.  Ella siempre seguirá, siempre invencible, es finalmente, el más eficaz instrumento de redención moral que se ha conocido en la historia de la humanidad.-

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

MARIO ARNOLDO DE LA FUENTE  FERNANDEZ.

 

 

 

U L T I M O   M I N U T O.-

 

         No siendo la naturaleza inteligente; no siendo siquiera un ser, sino un orden de cosas y seres vivos constituidos por un infinito de composición y descomposición, el sistema que relaciona a los seres vivos, es Dios.-

 

 

"P E D I G U E Ñ A D A".

 

Este Ensayo es parte de un conjunto de trabajos denominado "SAVIA BERDE" relativos a la inseguridad ciudadana, grave situación social que no tiene dueño ni representante legal, pero sí responsables, con nombres y apellidos.

 

         Este autor, que pretende ser un paleontólogo de la VERDAD, solicita a los amigos lectores, que estén por la misma causa y que deseen editar y comercializarlo, se pongan en contacto con EDICIONES "COMANSESTE", F/Fax.56-2-5311565, Santiago de Chile.

 

 

"   TO COMPARE IT’S OUR RESPONSABILITY   "

 

En Chile, hay Carabineros que asesinaron, torturaron, violaron y robaron; Doctores que torturaron; Jueces que mintieron y negaron justicia; Militares que torturaron, mataron e incendiaron juzgados...  Para que, como sociedad nos sanemos, debemos ver el programa "Siglo XX", se emitirá el 03.04.2000 en TV. Mundo, dirigido por Mike Wallace, y varios periodistas de CBS, NEWS, como Anddy Magnus y Anthony Mason entre otros; entrevistan a JIM FAYE, Catedrático del Temple University, USA.; que se refiere a las Comisiones Especiales de Hombres buenos que intervinieron a los cuerpos policiales para eliminar a los funcionarios corruptos, asesinos, drogadictos, etc. como la Comisión Roosvelt (1.930); la comisión, Knapp 1.985 en N.Y.; La Comisión Milton Mollen (1.993).  Los Body Boys; La Prisión 77; La Libreta; y también, el Interventor Fred Thomas, reeducador de Policías.  Antes que bastones y armas, debemos dotar a los policías de una fuerza moral inquebrantable.  Después, solo después, les podremos exigir Tolerancia CERO, before it’imposibl.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres